Para mantener la salud de tu rostro, es necesario tener un skincare que responda a las necesidades de tu piel en cada una de las etapas de tu vida.

Para ello, los expertos concuerdan en que efectuar una limpieza facial profunda profesional de manera periódica es de vital importancia, para maximizar y mantener a largo plazo los beneficios que ya obtenemos con una buena rutina en casa.

Limpieza facial profesional

Las limpiezas faciales profesionales ayudan a acelerar la regeneración celular mediante la eliminación de células muertas y la extracción de las impurezas, previniendo el envejecimiento prematuro, promoviendo la producción de colágeno y elastina.

Desde la Clínica Estética MIAPAU señalan:

Nuestra piel es el órgano más extenso del cuerpo y debemos darle los cuidados adecuados para que esté saludable. La recomendación de los profesionales de la salud, que se dedican al área estética, es realizar una limpieza facial profesional mensual.

Igual de importante es que este procedimiento se efectúe en un lugar con profesionales de la salud calificados, que utilicen aparatología estética para lograr mejores resultados.

El rubro de la estética va cambiando rápidamente y es importante buscar clínicas o centros actualizados que nos ofrezcan cada vez mejores procedimientos.

Las limpiezas faciales profundas profesionales proporcionan múltiples beneficios, tales como luminosidad, tonificación de la piel, aumento de la producción de colágeno y elastina, aceleración de la regeneración celular y también ayuda a la absorción de los productos que te aplicas en el hogar, por lo que es un complemento para el skincare que realizamos de forma cotidiana.

Nuevas tendencias en limpiezas faciales

Ejemplo de esto es la implementación en la Clínica MIAPAU del nuevo protocolo de AEROFACIAL APV, único en Chile, el cual maximiza los beneficios de la limpieza facial profesional convencional, integrando tecnología como el ozono y el oxígeno, fusionado con la aplicación de vitaminas con aerógrafo.

Aportando un efecto glow duradero, pues ayuda a estimular la producción de vitamina D, activa la circulación sanguínea, ayudando a que penetren a mayor profundidad los diferentes principios activos utilizados de acuerdo a cada tipo de piel.

Pero todo es un complemento, realizar este tipo de procedimientos es sólo una parte de todo lo que implica el cuidado de nuestra piel.

Una rutina de skincare personalizada e indicada por un profesional y la constancia de realizar las indicaciones entregadas, son cruciales para obtener excelentes resultados.

Tres básicos de una rutina facial

Una rutina básica diaria para la piel se compone de limpiador facial para eliminar los agentes contaminantes, hidratante para humectar la piel y por último bloqueador solar factor 50 para protegerla de los rayos UV.

Si sigues estos pasos y realizas una limpieza facial profesional cada 15 o 30 días, estarás entregando a tu piel los cuidados que necesita.

Recomendamos

Escribe un Comentario