Desde comienzos de 2020, es decir, al inicio de la pandemia, el personal de salud comenzó a trabajar sin parar en turnos de más de 24 horas, independiente del cansancio y la fatiga acumulada que tenían.

Además de sus labores cotidianas debían identificar casos, tomar y analizar pruebas diagnósticas, entre otras actividades adicionales a su trabajo diario.

Nicolás Sosa Benz, CEO de ITAA explica:

El exceso de trabajo en conjunto a las pocas horas de sueño es algo que ha afectado a una gran parte del personal de salud, pero esto va más allá. Y es que altos niveles de fatiga pueden dar lugar a dificultar la labor que realizan y potenciar los errores a la hora realizar un procedimiento, recetar fármacos, etc.

De hecho, según una encuesta realizada en marzo de 2021 por Clínica Somno, un 83% de los chilenos está insatisfecho con su calidad de sueño, y un 74,6% está muy preocupado por su mal dormir.

Además, un 38,3% indica que suele dormir solamente entre 1 y 5 horas por noche, y un 31,4% señala que se va a acostar recién entre las 00:00 y las 2:00 de la madrugada.

En este caso, lo recomendable para que una persona adulta tenga un descanso reparador es dormir entre 7 y 8 horas diarias, tampoco es bueno acostarse tan tarde porque normalmente se tarda media hora, al menos, para realmente conciliar el sueño. Por lo tanto, en el caso de que las personas que en muchas ocasiones llevan más de 12 horas despiertas, sus niveles de vigilancia disminuyen, como si se hubieran tomado tres copas de vino.

En la fatiga presente en el personal de salud influyen varios elementos, pero principalmente: el trabajo por turnos, el trabajo nocturno y el exceso o la falta de trabajo y la organización de este. 

Con respecto a esto, según un estudio realizado por la Confederación Democrática de Profesionales de la Salud (Confedeprus) los trabajadores presentan importantes niveles de cansancio, siendo los factores que más influyen, las condiciones laborales a razón de la pandemia, debiendo realizar turnos rotativos de 24 horas, turnos extras, imposibilidad de acceder a días de descanso y la distancia de sus vínculos de afectos son elementos adicionales.

Sosa añade:

Es por esto, que, para controlar la fatiga humana desde el punto de vista del correcto descanso del personal de salud, desarrollamos una aplicación llamada SOMNI, la cual permite medir y gestionar la fatiga cognitiva de las personas, con un simple test. Esto mediante el uso de Inteligencia Artificial, informando a través de alertas a WhatsApp o mail no sólo si los trabajadores están en condiciones de realizar tareas específicas que demandan una alta concentración, sino que, además, sabrán cuándo va a tener su menor nivel de vigilancia y qué acciones tomar, como, por ejemplo, tomar pausas activas, beber un café o sencillamente dormir una media hora.

Acerca de ITAA

ITAA una empresa dedicada a ayudar en las operaciones industriales y logísticas a funcionar de forma segura y tranquila.

Realizan controles y gestionan la fatiga humana a través de un sistema que integra varias tecnologías, empaquetadas en una aplicación, la cual puede integrarse a los datos de las empresas, utilizando indicadores de riesgo preventivos y predictivos, entrenados con modelos de inteligencia artificial.

Recomendamos

Escribe un Comentario