Las sopaipillas sureñas sin zapallo son un platillo clásico y tradicional del sur de Chile, elaborado con una masa de harina de trigo y fritas en aceite o manteca. Estas deliciosas sopaipillas son un verdadero deleite que evoca la nostalgia de las cocinas tradicionales.

¿Cómo hacer sopaipillas sin zapallo?

Las sopaipillas sureñas son una delicia que puedes preparar con levadura, permitiendo que la masa repose durante 20 minutos, o con polvos de hornear para freírlas inmediatamente.

Receta de sopaipillas sin zapallo sureñas

Preparación: 20 minutos
Cocción: 30 minutos
Calorías: 300
Raciones: 6 personas

Ingredientes

  • 500 g de harina de trigo sin polvos de hornear
  • 350 ml de agua tibia
  • 50 g de manteca o mantequilla (aproximadamente 3 cucharadas)
  • 10 g de levadura seca (equivalente a 3 cucharaditas)
  • 10 g de sal (aproximadamente 2 cucharaditas)
  • 4 g de polvos de hornear (alrededor de 1 cucharadita)
  • Sal gruesa

Preparación

  1. Comienza cerniendo la harina en un bol grande y luego, según tu elección, añade la levadura o los polvos de hornear. Agrega la sal y mezcla bien con una cuchara de madera. Incorpora la manteca derretida y, poco a poco, el agua tibia, amasando hasta obtener una mezcla homogénea y ligeramente húmeda que no se adhiera a las manos.
  2. Lleva la mezcla a una superficie limpia y amasa durante aproximadamente 5 minutos hasta lograr una masa suave y manejable. Forma una bola con la masa. Si utilizaste levadura, deja reposar la masa en el bol cubierta con un paño limpio durante unos 20 minutos a temperatura ambiente. Si usaste polvos de hornear, continúa con el siguiente paso de inmediato.
  3. Espolvorea un poco de harina sobre la superficie de trabajo y estira la masa suavemente hasta alcanzar un grosor de aproximadamente ½ centímetro. Pincha la masa con un tenedor en toda su superficie y córtala en tiras rectangulares de unos 5 centímetros de ancho por 8 centímetros de largo.
  4. Calienta el aceite en una sartén grande u olla a 160°C (320°F). Coloca las sopaipillas suavemente en el aceite caliente sin que se superpongan y fríelas durante aproximadamente 2 minutos por cada lado o hasta que estén doradas. Retira las sopaipillas del aceite, escúrrelas sobre papel absorbente y, opcionalmente, espolvorea un poco de sal gruesa sobre ellas.
  5. Sirve las sopaipillas sureñas de inmediato, preferiblemente mientras están tibias. Acompáñalas con pebre, queso mantecoso y/o una salsa de merkén.

Dato curioso

El origen de la palabra «sopaipilla» tiene raíces en el árabe, donde «sopaipa» se refería a una masa de pan frita. La preparación llegó a América Latina de la mano de los españoles, quienes la popularizaron con el nombre diminutivo «sopaipilla».

Recomendamos

4.4/5 (14 Calificaciones)

Escribe un Comentario