Los calzones rotos son un clásico de la repostería chilena, deleitando paladares con su deliciosa masa frita y espolvoreada con azúcar, perfecta para acompañar un buen café o disfrutar como tentempié.

¿Cómo hacer calzones rotos chilenos?

La preparación de calzones rotos es sencilla y requiere ingredientes básicos de la despensa. Estos bocados fritos se destacan por su textura crujiente por fuera y tierna por dentro, convirtiéndolos en un favorito en la mesa chilena.

Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Calorías: 300 por ración
Raciones: 4 personas

Receta de calzones rotos de la abuela

Ingredientes

  • 3 tazas de harina de trigo
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo
  • ½ taza de leche (aproximadamente)
  • ¼ taza de azúcar

Preparación:

  1. En un tazón grande, mezcla la harina, el azúcar, los polvos de hornear y la sal. Agrega la mantequilla derretida y el huevo a la mezcla seca. Incorpora la leche gradualmente mientras mezclas hasta obtener una masa suave y no pegajosa.
  2. Amasa la masa en una superficie enharinada hasta que tenga aproximadamente 5 mm de grosor. Corta la masa en formas alargadas o cuadradas, haciendo pequeñas incisiones en el centro de cada pieza.
  3. Calienta aceite en una sartén a fuego medio. Fríe los calzones rotos hasta que estén dorados por ambos lados. Retira del aceite y escúrrelos sobre papel absorbente. Espolvorea con azúcar mientras aún están tibios.

Beneficios y propiedades

  • Los calzones rotos proporcionan una fuente rápida de energía gracias a la combinación de carbohidratos y azúcares.
  • Contienen nutrientes como calcio, hierro y vitamina A en pequeñas cantidades.

¿Sabías qué?

¿Sabías que la tradición de preparar calzones rotos se remonta a la época colonial en Chile? Con el tiempo, la receta evolucionó y se popularizó en diferentes ocasiones, convirtiéndose en un clásico de la cocina chilena.

Recomendamos

5/5 (1 Calificación)

Escribe un Comentario