Sin dudas uno de los músculos más complejos de desarrollar y que tiene una gran relevancia en la actualidad debido a las tendencias de redes sociales, son los glúteos. Y el desarrollo de estos son, en gran parte, influenciados por el factor genético.

Para las personas que no tienen la suerte de poseer este factor a favor y poseen cierto hándicap al buscar tener glúteos voluptuosos y redondos, existen dos caminos mediante la cirugía plástica para lograr ese objetivo.

Dos caminos, mismo resultado

Existen dos formas de aumentar el tamaño del glúteo mediante cirugía plástica, la primera es la lipotransferencia y la segunda es mediante implantación de prótesis.

Ambas técnicas fueron elegidas por más de 520.000 personas en el 2021 según los últimos datos entregados por la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (ISAPS por sus siglas en inglés)

La lipotransferencia es una técnica conocida comercial y popularmente como Brazilian Butt Lift, la cual consiste en extraer grasa mediante una liposucción, generalmente abdominal, para luego inyectarla por fuera del músculo del glúteo.

La Brazilian Butt Lift o más conocida como BBL, es una operación la cual es segura, siempre y cuando se inyecte la grasa fuera de músculo y no dentro, tal como explica el cofundador de la Clínica Aurea y ex director de investigación de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, Dr Stefan Danilla:

La grasa que se inyecta puede colocarse en varios niveles, lo que está prohibido es inyectarla dentro del músculo, esto puede matar a una de cada 3.000 personas. Pero si se inyecta fuera del músculo es una cirugía 99,9% segura.

Esta operación en algunas ciudades de Estados Unidos es sólo permitida realizarla por ley con el apoyo de una ecografía o un escáner de ultrasonido, para que así el cirujano esté 100% seguro o segura de que la grasa que esté inyectando no se sitúe en el músculo.

Para el Dr. Danilla una de las desventajas de esta técnica es qué la poca proyección que tiene en el tiempo:

Al principio de esta operación todo bien, pero la grasa que se inyecta muere y el resultado se estabiliza a los cuatro o seis meses y recién a los seis meses se puede apreciar lo que queda para el resto del tiempo.

La segunda opción es mediante implantes de glúteos, esta operación es recomendada para gente que no posee mucha grasa la cual se pueda recurrir para transferir. Esta técnica da volumen a la zona con resultados naturales.

Prótesis glútea

La operación para colocar la prótesis glútea dura entre 45 minutos y dos horas, en donde se realiza una incisión de 5 cm y se introduce la prótesis que generalmente se coloca entre el glúteo mayor y el mediano.

Para el cofundador de Clínica Aurea el Dr. Danilla la desventaja de esta técnica es que es más dolorosa y el paciente tiende a demorarse más en volver a su vida cotidiana, entre una y dos semanas.

Esta técnica se tiende a pensar que ayuda a levantar el glúteo, lo cual es erróneo. La implantación de prótesis en los glúteos aumenta el volumen, tal como explica el Dr. Danilla:

Lo que no hace el implante de glúteos es levantar el glúteo, da volumen en el músculo, proyección y redondeces, pero si el glúteo está caído donde se une con el muslo, el implante no va a levantar eso. Para eso se necesitaría una operación de lifting de glúteo.

Recomendamos

Escribe un Comentario