No es un secreto que en la actualidad la tecnología es parte de la vida diaria de los niños, incluso de pequeños que apenas están cursando el preescolar.

El uso de celulares, tablets, entre otros artefactos, va en aumento y hay que poner especial atención.

Educación y diversión

Pese a que la tecnología sirve como una herramienta educativa y de diversión, es importante que los padres empleen métodos que les permitan tener una buena comunicación con sus hijos para establecer reglas y límites.

Martina López, investigadora de Seguridad Informática de ESET Latinoamérica explica:

Construir una relación más cálida es muy importante. Cuando hablas con tus hijos de tecnología solo debes hacerlo con naturalidad. Desde la etapa preescolar puedes tocar estos temas con tu niño y así formar en él ese sentido de seguridad y voluntad de compartir su experiencia.

Debido a la importancia de la educación temprana en seguridad digital, ESET entrega tres recomendaciones para abordar el uso de la tecnología con tus hijos:

1. ¿Cómo hablar con los niños pequeños?

De acuerdo con la psicóloga Jamila Tomková, es recomendable que los padres apliquen analogías que ayuden a los pequeños a imaginar mejor las situaciones que se les trata de describir.

Como  el ejemplo de «no abrir la puertas a extraños», así mismo pueden explicarles sobre no hacer clic en redes que no conocen.

2. Limitar el tiempo en las pantallas

Aunque a muchos padres esto les cause «temor» porque creen que están restringiendo al niño, es importante conversar con sus hijos y establecer reglas al momento de usar los artefactos electrónicos.

Es responsabilidad de los padres explicar la manera correcta de hacer las cosas.

Hacer un horario es una buena opción y así los pequeños sabrán hasta cuándo pueden usar sus aparatos tecnológicos al día.

También podría funcionar explicarles los motivos de por qué debes limitar el uso de dispositivos, mencionando que puede ocasionar dolor en sus ojos y la cabeza si mira mucho el monitor.

3. Hacer actividad física

La especialista recomendó que luego de culminar su tiempo de jugar videojuegos, por ejemplo, podrían calmar su entusiasmo y hasta enojos haciendo actividades recreativas como boxeo, salir en bicicleta o cualquier otra que no tenga relación con la tecnología.

La base para lograr la confianza con nuestros niños es hablar con ellos y explicarles lo que pueden hacer. Establecer reglas no tienen nada de malo, al contrario, esto permite que los pequeños sepan qué deben y qué no deben hacer, es muy importante establecerlas y explicarles el por qué para que puedan comprender.

Recomendamos

Escribir un Comentario