La mamoplastia de reducción o más conocida como reducción de senos es una cirugía que es cada vez más demandada y se mantiene entre las operaciones más realizadas a nivel mundial.

Durante el 2021 según la última encuesta Global Survey de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (ISAPS en inglés) aumentó en un 19%, siendo de las operaciones que más ha crecido según sus estadísticas.

¿Pero en qué consiste esta cirugía?

La mamoplastia de reducción es una operación la cual se realiza mediante anestesia general y puede durar entre 2 y 5 horas, en donde el médico cirujano a través de una incisión extrae grasa, piel y tejido mamario, con el propósito de disminuir el seno.

Esta cirugía plástica se considera tanto estética como reconstructiva, principalmente por la transversalidad que tiene, ya que beneficia a mujeres de todo el mundo desde su etapa de adolescencia -periodo donde se presenta las primeras veces- hasta mujeres mayores.

Según los últimos datos de la ISAPS durante el 2021 se realizaron 507,363 reducciones de senos en el mundo, siendo la décima operación más popular.

Las razones de las mujeres que deciden optar a esta operación son varias, desde salud,
comodidad, autoestima o por apariencia.

Esta operación permite a las mujeres corregir sus posturas, removerle un dolor de espalda y hombros por el peso de sus senos y, por sobre todo, les facilita sentirse cómodas con ellas mismas.

Por lo tanto, es considerada una cirugía que además de mejorar dolencias físicas, tiene un alto impacto en la autoimagen y autoestima, siendo una de las cirugías que más confianza les da a las mujeres.

Reducción de senos en menores de edad

Este procedimiento, aunque es recomendado post 18 años por el desarrollo de las glándulas mamarias, muchas veces es realizada antes de haber alcanzado la adultez, debido a la hipertrofia mamaria, condición que provoca un crecimiento excesivo, difuso y rápido de la glándula mamaria, causando que las mamas crezcan de forma acelerada y a veces irregularmente.

Incluso en algunos casos se presenta como una hipertrofia mamaria virginal ya que el aumento acelerado e irregular de las glándulas mamarias se produce antes de la menarca o primera menstruación.

Por esta razón esta operación muchas veces se hace en adolescentes para solucionar la hipertrofia mamaria, tal como explica el cofundador de la Clinica Aurea y exdirector de investigación de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, el Dr. Stefan Danilla:

Desde que presenta la patología se puede operar, si una niña tiene 12, 13 años y tiene mamas demasiado grandes para su cuerpo se puede operar precozmente.

La mamoplastia de reducción es considerada una operación funcional y reconstructiva o reparadora más que una cirugía estética, esto debido a que soluciona un problema de salud, además de ser transversal etariamente.

Por esta razón la reducción de senos está en el programa de Garantías Explícitas de Salud (GES) lo que hace que esté cubierta por Fonasa y por Isapres.

Recomendamos

Escribir un Comentario