El verano llegó con todo, haciendo que el termómetro no baje de los 32°, temperaturas que nos obligan a tomar medidas para evitar problemas a la salud en el corto y largo plazo.

Mientras las temperaturas se elevan y el sol se convierte en nuestro invitado constante, es esencial recordar que el verano no solo trae consigo días soleados, sino también la necesidad de cuidarnos adecuadamente.

Con una ola de calor que no deja de sorprender a la zona centro del país y temperaturas sobre el promedio para la época estival a lo largo del país, es necesario poner atención a nuestro bienestar.

Desde mantenernos hidratados hasta resguardarnos del sol, cada pequeño gesto cuenta.

Ante este contexto, el doctor Jorge Díaz, Presidente de la Sociedad Chilena de MEDICINA Y Cirugía Estética SOCHIMCE, plantea que es necesario ser conscientes de las señales de nuestro cuerpo y «adoptar hábitos que nos permitan disfrutar del calor con seguridad.

En épocas de calor extremo, la piel se encuentra más vulnerable que nunca. La exposición prolongada al sol puede tener efectos dañinos, acelerando el envejecimiento prematuro y aumentando el riesgo de enfermedades cutáneas.

El profesional además entrega una serie de consejos para evitar que, tanto el calor como la exposición al sol, puedan tener consecuencias en el corto o largo plazo.

1. Hidratación Constante

Durante los días de alta temperatura es necesario mantener el cuerpo hidratado bebiendo agua a lo largo del día, pues vamos perdiendo líquido de manera mucho más rápida.

Además, es importante evitar bebidas con cafeína o alcohol, ya que más que ayudarnos, pueden contribuir a la deshidratación”.

2. Protección Solar

Si hay algo que marca la diferencia y debe ser usado es el protector solar con un factor de protección alto, especialmente en áreas expuestas como la cara, cuello y brazos.

Este debe ser reaplicado cada dos o tres horas y, obviamente, debe hacerse con más frecuencia si estás en el agua o sudas mucho.

3. ¡Ojo con la fecha de vencimiento!

Cada producto tiene su fecha de vencimiento, y los protectores solares no son la excepción, por lo que es importante revisar la fecha de caducidad de tu bloqueador y asegurarte de que esté dentro de los plazos establecidos que, en general, es de un año.

4. Vestimenta adecuada

En esta época es mejor optar por ropa ligera, de colores claros y tejidos transpirables para ayudar a mantenerte fresco.

En este sentido, también es preferible la ropa holgada y cómoda, pues la ajustada puede dificultar la evaporación del sudor, lo que es crucial para el enfriamiento del cuerpo.

Además, se recomienda usar sombreros, sombrilla u otros para proteger tu rostro del sol.

En el caso de los lentes, asegurarse de que estos tengan protección UV, pues otros podrían causarte problemas a los ojos.

5. Evitar las horas peak

Hay que evitar lo más posible la exposición al sol durante las horas más calurosas del día, que generalmente es entre las 11 a.m. y las 4 p.m.

6. Ejercicio en momentos frescos

Para quienes hacen ejercicio al aire libre, es relevante elegir las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde para evitar el calor extremo.

Asimismo, el llamado es a escuchar al cuerpo y no sobreexigirse.

7. Refrigeración interna

Este es el momento ideal para aprovechar los alimentos de temporada y consumir alimentos frescos y ligeros, como frutas y verduras con alto contenido de agua.

Por otro lado, hay que evitar comidas pesadas y calientes que puedan aumentar tu temperatura corporal.

8. Refrescarse con agua

Si vas a andar en la calle, una opción para refrescarte es usar un rociador de agua o también puedes mojar un pañuelo y colocarlo en tu cuello para aliviar el calor.

9. Atentos a los síntomas de calor

Es importante prestar atención a signos de agotamiento por calor, especialmente en niños y adultos mayores, como mareos, debilidad o náuseas. En el caso de presentarse, se debe acudir a un especialista.

Recomendamos

Escribe un Comentario