El verano es sinónimo de buen clima y época de vacaciones, donde es más frecuente que las personas salgan a disfrutar al aire libre, por lo que es común que familias completas, adultos, niños y adolescentes disfruten de parques, piscinas, playas y otros lugares abiertos.

Pero también hay situaciones que afectan a la salud integral asociadas a factores climáticos.

Las temperaturas altas generan las condiciones climáticas propicias para las bacterias, virus y otros parásitos, además de ser ideales para el aumento de insectos.

Debido a que estamos más expuestos al aire libre, también lo estamos a factores externos como el agua, el sol, e inclusive al consumo de alimentos crudos debido a que son más frescos. Esto también nos expone a enfermedades y virus relacionados a esta estación.

Dentro de las principales situaciones asociadas a la estación resaltan las intoxicaciones y alergias alimentarias, infecciones como conjuntivitis u otitis, picaduras de insectos, dermatitis, quemaduras solares, golpes de calor, entre otras. Estas son más graves en personas mayores y niños.

Respecto a estas enfermedades estacionales, el doctor Enrique Obermeier, Medical Manager de P&G Health Chile indica:

Hay diferentes mitos relacionados a condiciones de salud y virus de verano, debido, principalmente a un desconocimiento de las personas respecto a éstas, por lo que es relevante el poder derribarlos para que se puedan prevenir de la forma correcta.

Algunos de los mitos que existen respecto a esta época son:

1. Si está nublado el sol no quema y no es necesario utilizar gafas

Este es uno de los mitos más comunes y peligrosos. Sin embargo, aún con nubes, el sol y los rayos UV siguen atravesando las nubes, pudiendo generar quemaduras igualmente.

Por lo que, aunque el calor del sol no se sienta directamente, la recomendación es usar siempre protección solar, además de protegerse los ojos con gafas adecuadas.

2. Los golpes de calor ocurren solo al aire libre

Este trastorno es ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, y puede producirse en cualquier lugar con altas temperaturas, y aunque el riesgo es más elevado si nos exponemos al sol durante las horas en donde este pega más fuerte, también puede ocurrir sin estar al aire libre.

Estos golpes de calor afectan principalmente a niños, enfermos y personas mayores.

Para evitarlos es recomendable hidratarse de forma constante, llevar ropa ligera, evitar las horas centrales del día y limitar la actividad física.

3. En verano no es necesario dormir tanto

Algunas personas sienten que en verano duermen menos, y es que el calor que dificulta conciliar el sueño, el cambio de rutinas de ejercicio, la dieta, juntas con amigos y el consumo de bebidas alcohólicas y el cambiar de ambiente durante unas vacaciones, son elementos que influyen en las horas de sueño.

Para esto, se sugiere mantener la rutina de sueño y los horarios acostumbrados para el acostarse y despertarse, evitar usar el celular o ver televisión antes de dormir, no comer demasiado, y evitar beber café o alcohol.

4. Los resfriados en verano son peores

No son peores durante esta época, sino que se trata de una percepción, debido a que durante el invierno el resfriado es más habitual, por lo que al ser menos comunes en esta época se les percibe como más graves.

Para evitarlos, el hacer un correcto uso del aire acondicionado es clave, debido a que los cambios bruscos de temperatura son la principal causa de estas dolencias.

Si bien, hay ciertas acciones concretas que debemos tener en cuenta para poder sortear de la mejor manera esta época del año, nuestra alimentación también será un factor importante, debido a los inconvenientes que puede derivar la carencias de algunas vitaminas, como las A, D y E, y que en verano son imprescindibles para la regeneración de la piel dañada por el sol y otros beneficios a esta, o la vitamina C, conocida por ser un antihistamínico natural.

El experto concluye:

Bajo este contexto el consumo diario de multivitamínicos como Bion 3 es importante para nuestra salud integral, debido a todos los beneficios que pueden traer cada uno de sus componentes. El consumo de multivitamínicos se asocia a la época de invierno para prevenir enfermedades asociadas al frío, pero su consumo está recomendado durante todo el año, pues a través de esto, estamos aportando diariamente a nuestro cuerpo las vitaminas y minerales necesarios para tener una salud óptima e integral, y de esta forma poder prevenir emergencias médicas provocadas por enfermedades y agentes externos durante nuestras vacaciones.

Recomendamos

Escribe un Comentario