No hay duda alguna que para muchas mujeres las arrugas son un tema complejo, pero hoy en día existen revolucionarios métodos que no solo retrasan la aparición de estas, sino que ayudan a lucir un rostro mucho más joven y fresco, tales son los casos del ácido hialurónico y la toxina botulínica.

Y es que el cuidado de la piel es un tema que se debe tratar desde temprana edad, tal como lo manifiesta la directora de clínica Acorpus, Magdalena de Quevedo:

La piel la debemos cuidar desde que somos niños, sin embargo con el paso de los años empieza a disminuir la producción de colágeno y elastina, la musculatura va perdiendo tonicidad y la piel se va volviendo más frágil. Desde los 20 años deberíamos empezar con tratamientos estéticos mínimamente invasivos para retrasar el envejecimiento.

La profesional revela:

A los 30 años es inminente realizar procedimientos estéticos ya que la piel necesita hidratación profunda y nutrientes que va perdiendo por el paso del tiempo y el ácido hialurónico es ideal para ello.

Pues este es un componente presente de forma natural en las articulaciones, cartílagos y piel, el cual cumple distintas funciones, dependiendo de la zona en que se encuentre.

Y es ideal para tratar distintas zonas de la anatomía facial que sufren deterioro con el paso del tiempo, por ejemplo, los pómulos, labios, surco lacrimal, por nombrar algunos.

Se inyectan de forma directa en la zona escogida y se van retocando cada cierto tiempo.

Pero este no es el único procedimiento estético al que te puedes someter y que – al igual que el ácido hialurónico – lo puedes encontrar en la clínica Acorpus.

Estamos hablando de la toxina botulínica que ayuda a relajar la musculatura. Magdalena de Quevedo puntualiza:

Impide gesticulaciones exageradas atenuando las arrugas a los 15 días de su aplicación.

La toxina botulínica es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum y hoy en día se ha convertido en un fármaco muy utilizado y seguro para el tratamiento y prevención de las inestéticas arrugas de expresión.

Además es catalogado como un producto milagroso en los pacientes con problemas de sudoración excesiva.

Es ideal para hacer desaparecer arrugas de expresión superficiales y también para prevenir la aparición de las mismas en pacientes muy expresivos.

La directora de clínica Acorpus hace el hincapié que en ambos procedimientos hay que tener en cuenta:

Todas las pieles son diferentes por ende es importante realizar una buena evaluación, la aplicación de toxina botulínica es controlada, y según sea el caso la cantidad que se va a utilizar. Es importante destacar, que esta aplicación permite lucir un rostro menos cansado y jovial, siempre que las dosis sean las correctas.

Cabe señalar que tanto para el ácido hialurónico como para la toxina botulínica las contraindicaciones son el embarazo y la lactancia.

Mientras que a las personas que se sometan a estos procedimientos se les recomienda hacerse los retoques correspondientes cada seis meses.

Para mayor información visita InstagramFacebook.

Escribe un Comentario