Los primeros pasos y las primeras palabras son recuerdos imborrables para los padres. Cada nuevo hito en el crecimiento de los hijos emociona.

Aprender a vestirse solitos es un paso relevante de ese camino compartido. Los padres pueden ayudarlos en el proceso.

Carolina Arratia, Terapeuta Ocupacional del Centro Los Acacios, señala:

La edad para comenzar a vestirse es a partir de los 2 años, debido a que ya tienen la motricidad   adecuada y el reclamo de independencia. Empiezan a decir ‘yo puedo solo o sola,.

Según explica la especialista, es importante estimular el aprendizaje tempranamente y resulta mejor comenzar enseñándoles a quitarse la ropa. Recomienda promover que lo intente un par de veces y, si no lo logra, los padres pueden dar un poco de apoyo.

No resolver todo, ya que por falta de tiempo, tendemos a no respetar los ritmos de los niños y niñas.

Según Paula Pérez Gerente de Marketing de Colloky y Opaline:

Para facilitar el aprendizaje en los niños/as es importante ir respetando sus edades, por ejemplo, los velcros son más fáciles de manipular que los botones, broches y cordones. Luego, respectivamente son los broches, botones y finalmente cordones. Para ello hay diseños que están pensados en promover este tipo de autonomía en los más pequeños, como puños y cuellos más anchos, que en Colgram hemos desarrollado.

La gerente de marketing de Colloky y Opalineagrega:

La mayoría de las poleras y sweaters de nuestras marcas tienen broches en la parte del cuello, lo que facilita que el niño pueda sacarse estas prendas solo. Algunas chaquetas tienen broches, para un fácil uso. Los polerones y chaquetas con cierre, tienen protector en el cuello con la finalidad que no se enganchen o irriten la piel del niño. En el caso de zapatillas, la tecnología easy fit de Colloky, es la línea con velcro que tienen una mayor apertura a una zapatilla normal para facilitar su postura.

La importancia de las etapas

 El niño cambia con la edad y la ropa tiene características específicas también en cada ciclo.

De body y ositos a buzos y polerones: Opaline cuenta con una completa variedad de zapatos, accesorios y ropa para bebés y niños de hasta cuatro años. Esta etapa va marcada por distintos logros de los pequeños en el aprendizaje de vestirse solos.

Según Carolina Arratia, terapeuta ocupacional del Centro Los Acacios., los hitos del desarrollo en el vestir son bien definidos:

El primer año

Al año el niño extiende los brazos y piernas cuando se le viste. Entre ese momento y los dos años, desarrolla habilidades como quitarse los calcetines, ponerse un sombrero, meter los brazos por las mangas y los pies por las piernas de los pantalones, quitarse los zapatos cuando están desatados los cordones, un abrigo o polerón cuando está desabotonado, subir y bajar cierres sin enganchar la base.

Hacia los tres años

Es capaz de subirse los pantalones solo. Además, se quita los zapatos, se pone calcetines sin ayuda, se quita ropa sencilla ya desabrochada, se pone los zapatos desabrochados (aunque no siempre en los pies correspondientes) y se desabrocha la ropa.

A los cuatro años

Consigue ponerse poleras cerradas y ropa que tiene broches (con ayuda), abrochar, desabotonar (botones grandes), ponerse botas, encuentra la parte delantera de la ropa y se pone guantes, entre otros objetivos.

4 años y más

A partir de los 4 años hay toda otra serie de pasos hasta que encuentran autonomía para vestirse. Desde esta edad y hasta los 12 años, los padres pueden encontrar prendas ideales en la línea desarrollada por Colloky.

Hacia los cinco años el niño llega a abotonarse la ropa al ponérsela, engancha los cierres en las bases, se abrocha y desabrocha la hebilla del cinturón y de los zapatos, escoge la ropa adecuada según la temperatura y se viste y desviste solo pero aún recibe ayuda con los cordones.

Sobre los 5 años

Por último, entre los cinco y los seis años con paciencia, madres y padres pueden estimular al niño en este aprendizaje gradual, hasta que alcance la autonomía de vestirse solo y con prendas confeccionadas para disfrutar sus días de infancia.

Recomendamos

Escribe un Comentario