Aunque no existe una fórmula secreta para que puedas combatir por completo la sudoración, existen algunos factores que puedes incorporar en tu rutina diaria para que el sudor no sea un problema en esos días donde las tareas se vuelven interminables.

Por esto, junto a Rexona Clinical hemos recopilado cuatro consejos que te ayudarán a mantener el control y evitar la sudoración excesiva.

1. Mantente fresco e hidratado

Refrescar algunos puntos de tu cuerpo como puntos de pulso, corvas, cuello y orejas con agua fría te ayuda a bajar tu temperatura corporal.

Si en tu día a día tienes una rutina interminable, es importante que no olvides hidratarte, los expertos recomiendan beber entre 2 a 3 litros diarios de agua.

2. Controla tu alimentación

El llamado sudor gustativo al comer carne no es ningún mito. De hecho, la carne y otros alimentos ricos en proteínas necesitan más tiempo de digestión y, por ello, aumenta tu temperatura corporal y el riesgo de sudoración.

Las comidas picantes también tienen un efecto similar. Se le conoce como efecto térmico de los alimentos (ETA) o termogénesis inducida por la dieta.

Mientras comes, tu metabolismo basal y tu temperatura corporal se disparan y ello provoca que sudes más. Además, si hace calor o tienes una rutina interminable, tendrás todos los factores para sufrir mal olor corporal.

3. Elige la protección adecuada

Los desodorantes enmascaran el mal olor, pero los antitranspirantes van un paso más allá para ayudar a prevenir el sudor.

¿Cómo? Incorporan ingredientes especiales que regulan el sudor que expulsan de las glándulas sudoríparas.

Debes buscar antitranspirantes que se tomen el sudor en serio y para esto, Rexona Clinical te puede ayudar pues, es un producto de excelencia en eficacia/protección y que cuenta con una innovadora fórmula que ayuda a combatir contra el sudor 3 veces más que un antitranspirante común.

Además, es un producto que rompe las barreras y te acompaña en las situaciones de nerviosismo o incomodidad de tu vida.

4. Ten en cuenta los tejidos

Si experimentas sudoración excesiva, los tejidos de origen natural y de corte holgado son tus mejores aliados.

El algodón y el lino, tejidos transpirables y ligeros, también absorben y alejan el sudor de la piel. Por el contrario, mantente lejos de tejidos que atrapan el calor, entre ellos la licra, el poliéster, el rayón o la viscosa.

Recomendamos

Escribe un Comentario