La depresión estacional de invierno es un trastorno del estado de ánimo que afecta a muchas personas durante este periodo del año, cuando los días son más cortos y la exposición a la luz solar disminuye.

Esta condición puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y el bienestar emocional de quienes la experimentan.

Jorge Fuentes, psicólogo y Director de Pranavida, plantea que lo primero es poder identificar y reconocer lo que nos está ocurriendo.

Esta patología se caracteriza por síntomas similares a los de la depresión, pero ocurren específicamente durante los meses de invierno y se alivian durante el resto del año, por lo que es relevante poder poner atención a los sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza o desesperación, la pérdida de interés en actividades que antes resultaban placenteras, el aumento de la fatiga y la somnolencia, los cambios en el apetito, como antojos de alimentos ricos en carbohidratos, las dificultades para concentrarse o tomar decisiones y/o retraimiento social y pérdida de interés en la interacción con los demás.

En este sentido, y para poder hacerle frente a estas manifestaciones que van teniendo algunas personas en esta estación de año, el también terapeuta y creador de Club Bienestar, plantea que es clave “mantener un estilo de vida saludable” y para ello detalla una serie de estrategias que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión estacional de invierno.

1. Exponerse a la luz solar

Es primordial aprovechar al máximo las horas de luz natural durante el invierno, pues puede tener beneficios de inmediato. Para ello, pasar tiempo al aire libre durante el día o usar lámparas de terapia de luz pueden ayudar a compensar la falta de luz solar.

2. Mantener una rutina regular de sueño

Nuestras horas de sueño son esenciales en muchos aspectos de nuestra vida. Dormir lo suficiente y mantener una rutina de sueño regular puede ser fundamental para mejorar el estado de ánimo. Intenta establecer horarios consistentes para acostarte y levantarte.

3. Realizar actividad física regularmente

El ejercicio regular es conocido por sus beneficios para el estado de ánimo. Incluso pequeñas cantidades de actividad física, como caminar, pueden ser útiles. Considera la posibilidad de unirte a una clase de ejercicio en grupo para mantener la motivación

4. Cuidar la alimentación

Una dieta equilibrada y nutritiva puede tener un impacto positivo en el bienestar mental. Intenta incluir alimentos ricos en omega-3, como pescado, nueces y semillas, y limita el consumo de alimentos procesados y azucarados.

5. Realizar actividades que ayuden al bienestar personal

Darse tiempo para meditar, realizar estrategias de respiración que nos permitan reconectarnos con el aquí y el ahora o sumarse a grupos donde se entreguen herramientas para el autocuidado es vital para vivir en equilibrio con nuestras emociones.

Pese a las diversas actividades que se pueden llevar a cabo para hacerle frente a los sentimientos que se pueden generar en esta época del año, Fuentes plantea que hay que estar atentos a la continuidad de estos y tomar medidas de ser necesario.

Si los síntomas de la depresión estacional de invierno persisten o interfieren significativamente con la vida diaria, es importante buscar ayuda profesional, ya que un psicólogo o terapeuta energético , como los que llevan a cabo la sanación pránica, pueden proporcionar estrategias de afrontamiento efectivas y brindar apoyo emocional durante esta temporada difícil. Del mismo modo,  en algunos casos,  se puede considerar la opción de terapia de luz o medicamentos antidepresivos, pero todo sujeto a la recomendación de profesionales de la salud.

Recomendamos

Escribe un Comentario