Herramientas digitales como Beereaders permiten alternar estudios dentro de la misma aplicación, con una dinámica forma de aprender y autonomía del estudiante, reforzando los vínculos pedagógicos.

La ciencia del aprendizaje ha ido experimentando distintos cambios con la llegada de la tecnología, pero una de las cuestiones más primitivas de cómo aprendemos es la práctica versus el descanso y que ahora atrapa el interés.

Por mucho tiempo se ha tenido la idea de que «la práctica hace al maestro» y que la única forma de aprender algo es practicar, practicar y practicar. Pero, para internalizar todo lo que has aprendido, el cerebro necesita sus tiempos de descanso.

Así lo descubrieron unos científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE.UU. que publicaron su estudio en 2021 en la revista Cell Reports.

Según el hallazgo, el cerebro aprovecha estos descansos para realizar una «repetición» mental súper rápida de lo que acaba de aprender, reforzando la habilidad recién adquirida.

Los investigadores explicaron a la BBC que lo anterior se aplica tanto para alguien que está aprendiendo a tocar piano, nadar, estudiando matemáticas o incluso intentando volver a realizar movimientos tras un accidente cerebrovascular.

En el plano educativo, es importante que el estudiante tenga estos períodos de descanso, porque su cerebro estará activo, a pesar del relajo o la desconexión, afirmaron.

Desde Beereaders -plataforma digital enfocada en mejorar los niveles de comprensión lectora- aseveran que con este descubrimiento, la tecnología encuentra una oportunidad y una ventaja.

A través de herramientas digitales los estudiantes pueden tomar pausas activas combinando estudios, como por ejemplo pasar de Matemáticas a Ciencias Naturales o Arte en un rango de minutos. Al volver a estudiar Matemáticas el cerebro estará más ávido en entender según lo ya conocido anteriormente.

Agregan que en las clases híbridas, «los profesores al incluir nuevas materias de enseñanza pueden incluir también el descanso, aunque sea breve, como parte del aprendizaje».

Una de las ventajas de Beereaders como herramienta digital es que cuenta con una versión que no requiere Internet para funcionar, ayudando a estudiantes de distintas partes de Latinoamérica que no tienen acceso a la web.

Con Beereaders los alumnos pueden tener mayor autonomía para estudiar en casa y tomar sus descansos respectivos para volver a estudiar.

Lo anterior ya se había investigado por la experta Barbara Oakley, autora del libro «Aprender a aprender», quien planteó en 2020 que el cerebro funciona de dos maneras diferentes, que se complementan en el aprendizaje.

Uno es el modo enfocado (cuando estamos prestando atención a un ejercicio, una película o el profesor, por ejemplo) y el modo difuso (cuando el cerebro está relajado).

Según Oakley, el cerebro necesita cambiar entre el modo difuso y el enfocado para aprender de manera efectiva.

Esto, sumado a la tecnología, ha impulsado una nueva forma de internalizar el conocimiento, que -como ya sabemos- necesitará descanso para nuestro cerebro, reforzando los vínculos pedagógicos y emocionales necesarios para que se desarrolle el aprendizaje.

Para más información o solicitar un demo de esta innovadora herramienta, ingresar a www.beereaders.com o escribir al correo [email protected]

Acerca de Beereaders

Beereaders nace como respuesta al impacto que el desarrollo de las competencias lectoras tiene sobre el rendimiento de los alumnos en todas las asignaturas escolares, así como en el desempeño de su vida profesional futura.

Por medio de una experiencia de lectura única, basada en desafíos y premios que fortalecen la comprensión lectora, Beereaders fomenta y cultiva el gusto por la lectura.

Adicionalmente, Beereaders permite el acceso a una plataforma digital interactiva, que cuenta con cientos de libros de literatura auténtica en español y miles desafíos o textos.

Escribe un Comentario