En Chile, el regreso a clases en medio de la pandemia continúa siendo un desafío para el sistema educativo y sanitario.

Si bien existe la educación virtual, que ha demostrado ser una herramienta clave en el proceso de enseñanza y aprendizaje, la presencialidad ha vuelto y para abrir nuevos espacios de protección de la salud de los estudiantes y profesores.

El ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, en referencia al tema declaró:

Nuestro llamado, de manera reiterada, es hacer la invitación a que, a partir de marzo, la presencialidad es la regla.

Sin embargo, es importante destacar que el Ministerio ha hecho un llamado constante a la responsabilidad individual y colectiva como parte de la pandemia.

El autocuidado y el seguimiento de las medidas de protección son fundamentales para prevenir la propagación del virus y garantizar un ambiente seguro en las instituciones educativas.

La opción del autocuidado sigue estando presente entre la sociedad. Y la llegada de productos como Just Breathe Lyte al mercado chileno, ofrecen una solución innovadora para complementar las medidas de seguridad en las aulas.

Este producto actúa como una barrera en la piel y las mucosas del rostro, reduciendo el riesgo de transmisión y contagio de enfermedades.

Otras formas de seguir practicando el autocuidado y las medidas de protección para prevenir la propagación del virus son conocidas por todos, pero es importante recordar que incluye el uso de mascarillas, el distanciamiento social y la higiene de manos frecuente.

Además, se han implementado medidas adicionales en los establecimientos educativos, como la ventilación adecuada de los espacios y la limpieza frecuente de las superficies.

La vuelta a la presencialidad es un paso hacia la normalidad, pero es importante seguir siendo conscientes y responsables para disminuir la ola de contagios.

La pandemia ha cambiado la forma de realizar algunas prácticas habituales, pero también ha abierto la posibilidad de generar nuevos conocimientos y estudios, demostrando la capacidad de las personas a ser resilientes frente al tema y crear novedosos productos para combatir el virus y también hongos o bacterias.

Just Breathe Lyte es uno de estos productos disruptivos, que ha demostrado ser efectivo ante el Covid-19 -respaldado por un estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile- y su llegada como apoyo a la presencialidad servirá para muchas familias que buscan opciones para protegerse.

Recomendamos

Escribe un Comentario