Expertos en energías renovables, un diseñador, un ingeniero y una abogada quisieron resolver el problema de la escasez hídrica, dejando de usar vertientes y creando una máquina que transforma la humedad del aire en agua.

Un producto nacional que hoy, gracias al programa 100% Nuestro de Unimarc se puede encontrar en regiones a lo largo del país y donde destinan una parte importante de su tiempo y sus ganancias en llevar el agua a lugares donde no hay acceso.

Andrés y Horacio Vásquez son hermanos que crecieron en el sector precordillerano de El Arrayan, uno de los grandes puntos verdes que quedan en la Región Metropolitana.

Por el terreno donde estaba la casa en donde vivían con su familia pasaba el estero que desemboca en el Río Mapocho y veían como año a año, este iba disminuyendo su caudal, su intensidad y su volumen.

Andrés recuerda_

Fue algo con lo que crecimos y que nos golpeó bastante desde que éramos muy niños.

Hoy, junto a su hermano Horacio y a Catalina Kissling, son los fundadores y socios de Awa Solar, un emprendimiento que nace desde las energías renovables y que, usando tecnología 100% chilena y desarrollada por ellos mismos, permite condensar la humedad del aire y transformarla en agua sin explotar ninguna fuente natural y con una huella de carbono cero en la producción, ya que toda la energía que usan viene del sol.

Nosotros veníamos de las energías renovables, de proyectos eólicos y solares a gran escala, pero queríamos llegar a un proyecto que pudieran impactar a las personas comunes y corrientes de una manera real. Estudiamos las principales consecuencias del cambio climático y vimos que podíamos unir las energías renovables con la generación de agua y así poder mitigar un poco la escasez hídrica que existe actualmente.

Pero la implementación no fue fácil. Vieron que había iniciativas parecidas a esto y decidieron traer hidro paneles desde Estados Unidos.

Sin embargo, se encontraron con una gran cantidad de problemas de uso que, finalmente, los obligó a crear su propia máquina, la Airwa 2 y que les permite producir 200 mil litros anuales con tecnología desarrollada en Chile por el equipo de Awa.

Con esto llegan a su “agua gourmet”, introduciendo los minerales justos para la hidratación y con un proceso de desinfección que no lleva cloro y la hace más ligera de tomar.

Gracias al programa 100% Nuestro de Unimarc, Awa Solar ingresó a las góndolas del supermercado y están llegando a 26 locales en 11 regiones del país.

Andrés Vasquez cuenta que están vendiendo cerca de 55 mil latas al mes a través de todos sus canales:

Escogimos a Unimarc porque entendimos que esto era lo que más se ajustaba a nosotros. Potenciar algo que es 100% chileno, que se está haciendo acá y estamos muy agradecidos de que hayan confiado en nuestro producto y de los beneficios y lo personalizado que es la iniciativa.

Unimarc a través del Programa 100% Nuestro busca poner en valor productos locales, impactar positivamente en el desarrollo de la economía regional y contribuir de manera concreta en la entrega de nuevos y mejores productos a nuestros clientes. Productos como AWA Solar, no tan solo son desarrollados por un emprendedor local, sino que además rescatan importantes atributos de sostenibilidad, de los cuales cada día son más conscientes nuestros clientes, como son el cambio climático y la escasez hídrica, buscando atender desde su producto a una problemática social y ambiental.

Awa para todos y todas

Entre noviembre y diciembre del año pasado se desarrolló en Dubái la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático, la COP 28. A

wa Solar fue seleccionada por ProChile y el Ministerio de Relaciones Exteriores para ser parte de la delegación chilena en este evento. En la cita pudieron ver la realidad de la escasez hídrica en países africanos, especialmente en Chad.

Estuvieron reunidos con el Ministerio de Medio Ambiente de allá, para llevar un piloto de generación de agua con su tecnología y así mejorar las condiciones de vida de las comunidades que se ven más afectadas por este fenómeno.

Pero esto no es lo único que han hecho.

Nosotros tenemos la convicción de que la responsabilidad social que debe tener un producto es algo protagónico y es por esto es que destinamos un 10% de nuestras ganancias para poder llevar agua a comunidades que no tienen acceso a ella.

De esta forma, durante la pandemia vio junto a su hermano en las noticias que iban a cerrar una escuela en Cabildo porque ya no contaban con agua y decidieron comunicarse con el director de la Escuela La Viña.

Le dije que queríamos hacer esta donación (…) Fuimos con camiones y logramos suplir, con más de 40 mil latas de nuestra agua todo el suministro para ese año. Fue muy impresionante. Les estábamos entregando algo que nosotros damos por sentado, que es agua, pero ellos estaban felices solo por recibirla y de poder seguir teniendo clases y no tener que irse a la casa.

Para él, para Horacio y Catalina se viene un año lleno de desafíos. Están trabajando en sacar aguas saborizadas de melón tuna, sandía, limón de pica; un agua tónica y agua para mascotas, especialmente perros.

Además de esto, están cerrando tratos para abastecer de agua a las personas de algunas faenas mineras, llevando sus máquinas e instalándose ahí; están viendo un proyecto para hacer tótems de carga en algunos puntos de Santiago y de Chile; y siguen trabajando con la escuela La Viña en un invernadero 100% sustentable regional, con varios tipos de hortalizas y hierbas medicinales.

Vásquez concluye señalando que el agua es un derecho:

Uno ve como golpea a la gente que no tiene acceso y es brutal hablarlo con esa cotidianeidad. Sentir que nosotros tenemos un impacto positivo y que podemos contagiar a más personas a poder hacer cosas que ayuden a mitigar el cambio climático entre todos, porque es responsabilidad nuestra hoy entregarles un mundo mejor a las nuevas generaciones.

Recomendamos

Escribe un Comentario