Constantemente vemos como desde Internet nacen nuevas dietas, ya sean recomendadas por influencers o por amigas, siempre hay una nueva tendencia que seguir, la cual promete milagros y cambios significativos en el cuerpo.

Sin embargo, con el tiempo hemos aprendido que este tipo de regímenes suelen ser nocivos para la salud y lo que realmente necesitamos es un cambio de hábitos, y una alternativa que ha destacado en el último tiempo, es la de la llamada Alimentación Antiinflamatoria.

Para quienes no conocen de qué se trata, este tipo de alimentación combina cuatro diferentes dietas: Keto, Paleo, Vegano y Libre de gluten.

Gracias a la incorporación de elementos de cada una, logra impactar de manera positiva en el organismo, especialmente de aquellas personas que padecen de enfermedades como Lipedema, logrando disminuir la inflamación y lo más importante, reducir los dolores en las extremidades, uno de los principales síntomas de la enfermedad.

Alguien que sabe mucho sobre el tema gracias a sus estudios y experiencia propia es la reconocida chef nacional Paula Larenas, quien como paciente de Lipedema llegó hasta la Alimentación Antiinflamatoria, la cual ha cambiado completamente su vida.

Con una alimentación adecuada podemos reducir esta inflamación, esto más un tratamiento kinesiológico nos ayuda a mantener a raya el Lipedema. No nos vamos a sanar pero podemos mejorar nuestra calidad de vida, porque nos va a doler menos.

¿Cómo seguir una Alimentación Antiinflamatoria?

En primer lugar, es importante entender que más que un régimen de unos días, la Alimentación Antiinflamatoria es un cambio en el estilo de vida y hábitos, razón por la que muchos alimentos quedarán de lado para hacer espacios a otros nuevos, y así lo destaca Paula Larenas, indicando:

No es una dieta para adelgazar, es una forma de comer para mantenernos saludables, con una microbiota sana, eso es una Alimentación Antiinflamatoria. Mismo motivo por el cual se debe realizar acompañada de un médico especialista, quien sobre la base de exámenes físicos puede realizar la mejor aproximación que cada persona necesita para este régimen, entendiendo que cada paciente es único.

En este sentido es que Larenas también aconseja que hay que afrontar este cambio paso a paso, y una buena manera de iniciar puede ser por dejar las azúcares:

El azúcar es lo que más inflama, estuve estudiando y es parte de nuestra alimentación hace 400 años, por lo que podemos eliminar el azúcar. A esto se suman alimentos con gluten, lácteos, coles, maní, comidas procesadas, bebidas gaseosas, entre otros.

Sin embargo, también se agregan muchos otros alimentos nuevos y que tienen un impacto positivo en el organismo, mejorando la digestión y disminuyendo la sintomatología en el caso del Lipedema.

Algunos de los productos que podemos agregar en nuestra Alimentación Inflamatoria son:

  • Vinagre de manzana
  • Palta
  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • Berries
  • Legumbres
  • Bebidas de soya, almendras, etc.
  • Yogurt fermentado (Kefir)
  • Semillas
  • Frutas y verduras

Paula Larenas sobre esta Alimentación Antiinflamatoria explica.

Hay que cambiar el paradigma de la vida, pero hay muchas soluciones que son a un costo racional, a un costo económico incluso y que pueden ser salvadoras.

Ledda Pérez, kinesióloga y experta en el tratamiento del Lipedema del International Oncotherapies Institute, explica:

Este tipo de alimentación es una ayuda para el paciente, que sepa qué comer, que no se aburra de comer siempre huevo, pollo o lechuga, porque uno de los problemas que tenemos es la adherencia a los tratamientos, entonces en la medida que tengan opciones que sean creativas, que puedan comer rico sin sentirse con culpa, es una ayuda.

Para quienes quieran conocer más sobre la Alimentación Antiinflamatoria, pueden encontrar información en las redes sociales de Larenas (@paulalarenasoficial).

En el caso de las personas con Lipedema pueden contactarse con Ledda Pérez a través de [email protected] o en el +56 994994671

Recomendamos

Escribe un Comentario