La salsa pesto es un clásico de la cocina italiana, conocida por su sabor fresco y aromático, originaria de la región de Liguria, es perfecta para realzar el sabor de pastas, ensaladas, carnes e incluso como aderezo para pizzas.

¿Cómo hacer pesto original?

El pesto es una salsa muy fácil de hacer, preparada tradicionalmente con albahaca fresca, piñones, ajo, queso parmesano, aceite de oliva y sal.

Receta de salsa pesto italiana

Preparación: 15 minutos
Calorías: 80
Raciones: 6 personas

Ingredientes

  • 2 tazas de hojas de albahaca
  • ¼ taza de piñones
  • 2 dientes de ajo
  • ½ taza de queso parmesano
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Instrucciones

  1. En un procesador de alimentos, añade las hojas de albahaca frescas, los piñones (*) y los dientes de ajo pelados, procesar los ingredientes hasta que integrar en una mezcla homogénea.
  2. Agrega el queso parmesano rallado, vuelve a integrar y con el procesador en marcha, vierte lentamente el aceite de oliva hasta que la mezcla se convierta en una pasta suave. Prueba y ajusta extura y/o la sazón según sea necesario.

(*) Si no dispones de piñones puedes utilizar nueces, pistachos o incluso almendras.

Beneficios y propiedades del pesto

La albahaca es rica en vitamina K, que es importante para la salud ósea y la coagulación sanguínea, mientras que el aceite de oliva proporciona grasas saludables que reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Los piñones son una buena fuente de proteínas y grasas saludables, lo que ayuda a mantener la saciedad y proporciona energía sostenida.

¿Sabías qué?

El nombre «pesto» proviene del verbo italiano «pestare», que significa «machacar» o «aplastar», en referencia al método tradicional de hacer la salsa en un mortero con un mazo.

Recomendamos

5/5 (1 Calificación)

Escribe un Comentario