Seguro te has preguntado alguna vez ¿Por qué se llaman esposas a los grilletes que se les coloca a los reos? ¿Tendrá alguna connotación literal respecto a las esposas de los maridos? ¿O será mera casualidad? En este artículo intentaremos despejar algunas de estas incógnitas.

Esposas de seguridad
Esposas de seguridad

Las esposas, ganchos o grilletes de seguridad son un dispositivo diseñado para mantener juntas las muñecas de un individuo.

El término “esposas” era antiguamente utilizado para definir la relación de perdida de libertad que sufrían los hombres al casarse en la Edad Media y fue así como nació la asociación del término para referir se a los grilletes de los presos o reos.

Es una acepción para decir cómo es que las personas casadas especialmente el esposo pierde la libertad luego de contraer nupcias.

Historia de las esposas de seguridad

Principalmente antes de la invención de las esposas como tal, lo que se utilizaban eran diferentes artilugios para paralizar a un preso o esclavo, entre ellos cintas, cuerdas, cabullas, mecate, generalmente se colocaban en las muñecas para unirlas y evitar que el preso o esclavo tuviera la oportunidad de hacer maniobras con sus manos.

De la misma manera esto era utilizado en los pies y siempre por detrás, es decir por la espalda, uniendo también los pies y las manos.

Artículos Recomendados:

Consideraciones para implementar un Sistema de Seguridad Perimetral

La seguridad es una de las prioridades más importantes de la sociedad, por lo que muchas personas apuestan por crear ...

Muchos cuentan que también se utilizaron piel de animales y existe una mención casi poética en el mito de Proteo, que relata que Aristóteles apresa a Proteo para conseguir el don sagrado de las profecías, fíjense que se menciona la palabra “apresar’’, vocablo que se deriva de presa de caza, no de esposar como actualmente podemos decir.

Sin embargo, el termino esposar era utilizado asociado a las connotación de quitar la libertad a los esclavos, aunque posteriormente se generalizó más hacia los reos o delincuentes que a los mismos esclavos, porque el termino específico para ellos seria “esclavas” y era más bien una especie de artilugio en donde se le colgaba en las muñecas una identificación a cada uno de los esclavos

Para los casos de las esposas, el termino fue evolucionando y de gancho, grillete, o mancuernas termino siendo más popular las esposas, tal como la conocemos hoy día.

Esta maniobra lo que pretendía era neutralizar de todas las formas y generar un impacto en la persona que tuviera este tipo de amarre, además que se pretendía la vergüenza de las que las portaban, cosa que se sigue viendo en estos tiempos, y es que el llevar esposas es signo actualmente de alguna falta muy grave que conlleva al individuo a la cárcel.

Cuerdas, ganchos y candados

Este tipo de práctica fue variando, por la misma necesidad de las personas y debido a la seguridad de este tipo de artilugios, ya que era muy vulnerable y se podían escapar muy fácilmente, por lo que había que ser un experto en nudos y amarres para que no sucediera esto.

Antes de la creación de las esposas modernas tuvo que pasar una serie de inventos, que incluían cuerdas con ganchos, candados, cerraduras, cadenas metálicas con seguros, hasta dar con las cadenas y pase de llave en un candado, allí si empezaron los verdaderos cambios de las esposas de seguridad.

Las esposas de seguridad siguieron su rumbo de evolución por lo que pasaron a un siguiente nivel, mucho más sofisticadas que las esposas antiguas que tenían una especie de candado y llave, que permitía atar las manos de los individuos y que estas quedaran juntas, sin embargo, no eran tan sofisticadas y seguían siendo vulnerables.

Las esposas modernas no han sufrido muchas modificaciones, sino las de seguridad interna para que no fueran vulneradas con ganzúas y son una evolución de las que se han construido, diseñado y elaborado en la Edad Media, que permitió darle el termino y el valor a este tipo de artilugio.

En esa época las esposas tenían algunos pases de ajustes para permitir la colocación de muñecas más grandes, gordas, pequeñas o flacas, adaptables a las muñecas y se abrían con unas llaves, sin embargo, se vulneraban con pinzas tipo ganzúas.

Las llaves fueron adaptándose progresivamente hasta llegar a las que actualmente conocemos, que son las llaves de esposas comunes.

Sin duda alguna las esposas modernas también tienen sus pases ajustables, se abren con una llave y ya no llevan ni cuerdas ni cadenas, sino una especie de barra metálica o de otro material que permite la dominación de las muñecas de los individuos.

Muchas de las esposas que se utilizan en la actualidad son fabricadas en diferentes materiales, aleaciones, aluminio, acero inoxidable, polímeros o plásticos utilizados también en diferentes circunstancia, ya sea como dispositivo antirrobo para bicicletas, anti-perdida de niños o incluso como juguetes sexuales.

Artículos Recomendados:

9 consejos para cerrajeros y como mejorar la atención al cliente

El servicio al cliente es una aspecto extremadamente importante en cualquier negocio y sobre todo aún más en empresas que ...

Evolución de las esposas de seguridad

El que realiza el modelo patentado de las esposas o por lo menos está escrito con su nombre fue AW Adams, quien, para el ano de 1862, presenta un modelo ajustable para las muñecas y con llave de pase corto, además el modelo realizado por este inventor ya contaba con un arco cuadrado para el cierre de seguridad y por supuesto contaba con diferentes ranuras que permitían la regulación de las anillas y el bloqueo general.

Posterior a él, Orson C. Phelps mejoró considerablemente el diseño original del grillete debido a que colocó pequeños surcos en el interior de los arcos, para permitir los deslizamientos más seguros.

No podíamos pasar la historia sin antes mencionar a John Tower ya que su modelo de grilletes fue utilizado ampliamente en la II Guerra mundial.

Ya para el año de 1865, se popularizo el termino de esposas y aprovechando esta singular oportunidad Tower, fundó su compañía de fabricación de esposas del mismo nombre, quien, adaptando el diseño, permitió darle más seguridad a las esposas con el famoso doble cierre, que impedía el sobreajuste lo que permitía a los detenidos escapase de estas.

Por otro lado, George Carney, inventa el primer puño oscilante, ya para el año de 1912, con este diseño permitía un manejo más rápido de los grilletes policiales con una única mano, lo que facilitaba su uso y también su seguridad y además de comercializarlo por la conocida Peerless Handcuff Company, es el modelo que a día de hoy comercializan todas las marcas de esposas.

Escribe un Comentario