El Día de la Madre es una de las festividades más esperadas y celebradas del año. Durante mayo, llega la hora de celebrar a las reinas de la casa y qué mejor que hacerlo a través de la actividad física para que lleve una vida saludable.

Sin embargo, no todas las mamás son iguales, ni poseen la misma cantidad de tiempo para realizar deporte.

Por eso, el especialista en entrenamiento y gerente de sede de Smart Fit Chile, Ignacio Lagunas, entrega los mejores ejercicios para distintos tipos de mamás.

Mamás con poco tiempo

El especialista asegura que, si bien los ejercicios dependerán de la experiencia previa que tenga una mamá entrenando o haciendo deporte, las mejores rutinas para aquellas que no poseen mucho tiempo son:

1. Entrenamiento HIIT

Los ejercicios de HIIT (alta intensidad en intervalos) son rápidos y eficientes. Involucran rondas cortas de ejercicio intenso seguidas de períodos cortos de descanso.

Los entrenamientos HIIT pueden durar tan solo 10-15 minutos y pueden hacerse en cualquier lugar sin necesidad de implementos).

2. Entrenamiento en circuito

Este tipo de entrenamiento se puede hacer con pesas, bandas de resistencia o simplemente con el peso corporal.

Es una excelente manera de quemar calorías, mejorar la fuerza y la resistencia en poco tiempo.

3. Caminata rápida

Una caminata rápida de 20-30 minutos puede ser una forma fácil y efectiva de hacer ejercicio.

Es un buen ejercicio cardiovascular que también ayuda a tonificar las piernas y glúteos.

Mamás con más tiempo

Para ellas, hay algunas opciones de ejercicios y rutinas que se pueden realizar:

1. Entrenamiento con pesas

El entrenamiento con pesas es una excelente manera de tonificar y fortalecer todo el cuerpo.

Si se tiene acceso a un gimnasio, se pueden utilizar pesas libres o máquinas de fuerza.

2. Clases de fitness

Las clases de fitness son una forma divertida y motivadora de hacer ejercicio. Las opciones incluyen yoga, pilates, spinning, kickboxing y más.

3. Correr

Correr es un ejercicio cardiovascular excelente que también ayuda a tonificar las piernas y los glúteos.

Si se tiene acceso a un parque o sendero cercano, se puede disfrutar de la naturaleza mientras se hace ejercicio.

Es fundamental que tanto las mamás como la gente en general sepan lo bien que hace para el cuerpo y la mente entrenar para la vida. Cualquier ejercicio que se haga es mejor que no hacer nada. Lo más importante es encontrar una actividad que se disfrute y se ajuste al estilo de vida de cada mamá.

Mamás relax

Para una mamá relajada y tranquila, las rutinas que pueden ser beneficiosas son aquellas que fomenten la relajación y el bienestar mental, como:

1. Yoga

El yoga es una excelente actividad para reducir el estrés, mejorar la flexibilidad y la fuerza, y aumentar la conciencia corporal.

2. Meditación

La meditación puede ser una muy buena manera de reducir el estrés, aumentar la concentración y mejorar la salud mental en general.

3. Paseos

Dar paseos en ambientes tranquilos y pacíficos puede ser una excelente manera de liberar tensiones y conectarse con la naturaleza.

Mamás full

Para una mamá más activa y motivada, las rutinas que pueden servir son aquellas que desafíen y estimulen el cuerpo, como:

1. Entrenamiento HIIT

Al ser, intensos y desafiantes, pueden ayudar a gastar calorías y mejorar la resistencia.

2. Entrenamiento con pesas

El entrenamiento con pesas es una excelente manera de fortalecer nuestro cuerpo, y puede ser muy motivador ver los resultados a medida que se progresa.

3. Deportes de equipo

Si se disfruta de la competencia y el trabajo en equipo, puede ser muy motivador unirse a un equipo deportivo o un club para practicar un deporte favorito, como fútbol, baloncesto, voleibol, etc.

Es importante que cualquier rutina de ejercicio se adapte a las necesidades y preferencias de la persona, y que se realice de manera segura y gradual para evitar lesiones.

Por último, el especialista asegura que, si bien lograr equilibrar la maternidad con la actividad física puede ser un desafío, es posible con algunos ajustes y planificación.

Para ello, entrega recomendaciones para lograrlo:

Establecer prioridades

La maternidad puede ser una tarea agotadora y que consume mucho tiempo. Para lograr mantenerse activo, es importante establecer la actividad física como una prioridad en su rutina diaria y asegurarse de que tenga un tiempo dedicado a ello.

Hacer ejercicio con los niños

Involucrar a los niños en la actividad física es una excelente manera de pasar tiempo juntos y hacer deporte.

Buscar apoyo

Es importante contar con la ayuda de familiares y amigos para que puedan cuidar a los niños mientras la madre hace ejercicio. De esta forma, puede tener un momento de tranquilidad y enfocarse en él.

Integrar el ejercicio en la vida diaria

En lugar de ver el ejercicio como una tarea adicional, se puede integrar en la rutina diaria, como caminar en lugar de conducir, usar las escaleras en lugar del ascensor, entre otros.

Ajustar el horario

Encontrar un momento del día que funcione mejor para hacer ejercicio puede ser muy beneficioso.

Por ejemplo, algunas madres prefieren hacer ejercicio temprano en la mañana antes de que los niños se despierten, mientras que otras prefieren hacerlo después de que se han ido a la escuela o antes de acostarse.

Encontrar el equilibrio adecuado entre la maternidad y la actividad física requiere de planificación, paciencia y motivación. Sin embargo, es importante recordar que incluso una pequeña cantidad de ejercicio puede ser beneficioso para la salud física y mental, y cualquier esfuerzo por incorporar más actividad física en la rutina diaria puede tener un impacto positivo.

Recomendamos

Escribe un Comentario