A días de una nueva conmemoración del Día de la Madre, un estudio realizado por GfK, una compañía NIQ, deja en evidencia las diferentes miradas sobre la experiencia de la maternidad dependiendo de la generación a la que pertenece, quedando de manifiesto que no todas las mujeres que son madres viven esta instancia de la misma manera y donde la edad y etapa de crianza en la que se encuentran, marcan su realidad.

A modo de contexto, el estudio establece que un 56% de las mamás Millennials (31-43 años) tienen un «nido en formación», es decir, con menores entre los 4 y 12 años, mientras un 53% de mamás de la Generación X (44-55 años) tienen un «nido completo», con hijos entre 13 y 25 años.

En tanto, la Generación Z (14-28 años) tiene «nido con bebés», donde el más pequeño tiene hasta 3 años.

Los Baby Boomers tienen, en un 36%, hijos donde el más pequeño tiene 26 años y en un 32% tienen el llamado «nido vacío».

Con estos antecedentes, el estudio consultó a mamás de todas las generaciones si se sienten feliz, resultando las madres Millennials con el más bajo porcentaje, solo un 34%, mientras que un 38% las mamás de la Generación Z se declara feliz.

Estos índices contrastan con el 40% y 46% de la Generación X y Baby Boomers que declara sentirse feliz.

Paralelamente, el 48% de las mamás Millennial se declararon estresadas, mientras un 47% lo hicieron las de la Generación Z y 41% las de la Generación X, muy diferente a las madres Baby Boomers que solo un 31% se sienten en tal condición.

Razones económicas son las más mencionadas por las mamás Millennials para explicar su estrés, mientras que las madres de mayor edad y que se encuentran finalizando su etapa de crianza, muestran niveles de estrés más bajos, que las madres más jóvenes.

De hecho, las Baby Boomers y Generación Z son las menos endeudadas, solo un 31% y 30% respectivamente se declaran en esa condición, a diferencia de la Generación X (43%) y Millennials (41%), lo que explica que un 33% de las mamás Millennial reconozca tener un emprendimiento, más que el 30% del total de mujeres y del 24% de la población general.

Las tendencias se reiteran al consultarles qué harían si tuvieran dinero extra. Las mamás de la Generación Z optarían en un 68% por adquirir una propiedad, mientras que las Millennials y Generación X lo ocuparían para pagar deudas (64%), muy diferente a lo que harían las mamás Baby Boomer, que en un 60% ayudarían a la familia y a un 45% les gustaría viajar.

Respecto de qué harían si tuvieran más tiempo libre, hay panoramas transversales a todas las generaciones, como salir con amigos o juntarse con la familia, sin embargo, hay ciertas particularidades: A las mamás de la Generación Z les interesa especialmente ir a Centros Comerciales, mientras que las Millennials les gustaría ir a conciertos y actividades deportivas al aire libre; a las de la Generación Z les interesa leer libros y ver más series y a las Baby Boomer les gustaría viajar, realizar manualidades, meditar, Yoga y escuchar música.

El Día de la Madre se presenta como un momento especial y familiar para poder festejarlas y expresarles todo el cariño, especialmente en un escenario de alto estrés en el que se encuentran algunas de ellas.

Por lo mismo, en esta fecha suben considerablemente las ventas de chocolates, posicionándose como productos estrellas para regalar a las mamás, seguido por diversos tipos de cremas, tanto para manos, faciales y fragancias.

Paralelamente, esta fecha provoca el aumento de otros productos adicionales que motivan y promueven la convivencia familiar, como las carnes de vacuno y cerdo, carbón y snacks, y que se relacionan con la idea de hacer un asado para atenderla y «regalonearla» en su día junto a sus seres queridos.

Gabriela Jorquera, Research Consultant en GfK – NIQ Company comenta:

La maternidad se experimenta de forma distinta en todas las mujeres y dos factores determinantes son el momento de la vida en el que se encuentran y de la crianza de los hijos. A partir de la data del Chile3D vemos cómo las madres más jóvenes son las que se declaran menos felices y a su vez más estresadas. Esto puede estar influido por el hecho de tener hijos más pequeños (con todo lo que eso conlleva), pero también con las expectativas que se tienen hoy en día de las mujeres. Actualmente, se espera que cumplan a cabalidad con su rol de madres y que a la par tengan una carrera profesional y lleven las tareas del hogar. A esto se le suma la presión económica de tener hijos en edad escolar en la actualidad, ya que vemos que justamente son las madres Millennials y Generación X las que se declaran más endeudadas. En este sentido se observa cómo las madres de mayor edad -y que ya están terminando de criar- son las que afirman ser más felices y relajadas.

Para más información visita NIQ.com.

Recomendamos

Escribe un Comentario