La mamografía, el papanicolau y el test del virus del papiloma humano permiten detectar a tiempo el cáncer cervicouterino y de mama, dos de las enfermedades más frecuentes entre las mujeres chilenas.

En 2022 el cáncer de cuello uterino y de mama ocuparon el primer y quinto lugar entre los más frecuentes en Chile, con 5.640 y 1.559 nuevos casos, respectivamente, de acuerdo con cifras del Observatorio Global del Cáncer (Globocan).

El cáncer genera un alto costo social y emocional para las pacientes, sus familias y su entorno.

La imortancia de una detección precoz

La detección precoz puede marcar una diferencia, ya que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las probabilidades de recuperación aumentan cuando se inicia el tratamiento en fases tempranas.

En la edad adulta, los chequeos médicos anuales y hábitos de vida saludables son fundamentales para cuidarse y detectar eventuales problemas a tiempo.

En el caso de las mujeres, existen exámenes indispensables para evaluar el estado general de la salud y además, prevenir el cáncer cervicouterino y de mama.

Chequeos que no debes postergar

El programa «Hazte un tiempo, comienza por ti», impulsado por el Gobierno de Santiago y ejecutado por Fundación Arturo López Pérez (FALP) desde hace un año, tiene por objetivo reducir las cifras de mortalidad de estos dos cánceres en mujeres de las 52 comunas de la Región Metropolitana, mediante la realización de mamografías en las clínicas móviles y un piloto de autotoma del Virus del Papiloma Humano (VPH) en seis comunas de la región.

1. Mamografía

Es un examen indicado para detectar el cáncer de mama, enfermedad que se produce por el crecimiento descontrolado de células en la glándula mamaria.

¿En qué consiste?

Una mamografía es la imagen de ambas mamas tomada con el mamógrafo, una máquina de rayos X que analiza las glándulas mamarias frontal y lateralmente, con el fin de identificar posibles signos de cáncer en sus etapas iniciales, incluso antes de que sean palpables o de que las pacientes noten algún cambio físico.

¿Quiénes deben tomarlo?

Todas las mujeres a partir de los 40 años de edad. Si existen antecedentes familiares directos de cáncer de mama o el ginecólogo o médico tratante lo considera necesario, puede comenzar antes.

2. Papanicolaou o PAP

El papanicolaou es un examen que detecta precozmente el cáncer cervicouterino, el que se produce en las células del cuello del útero, es decir, la parte que se conecta a la vagina.

Es un procedimiento ginecológico que investiga cambios en las células del cuello uterino, que podrían convertirse en cáncer si no se tratan a tiempo.

¿En qué consiste?

Para esto, el/la profesional de la salud inserta un espéculo en la vagina que le permite visualizar el cuello del útero y extraer una muestra de las células que serán analizadas en laboratorio.

El análisis alerta sobre cualquier variación anormal o afecciones precancerosas, las que son monitoreadas y tratadas para prevenir el desarrollo de la enfermedad.

¿Quiénes deben tomarlo?

Cualquier mujer puede desarrollar la enfermedad y la visita de control ginecológico anual se incluye la toma del papanicolaou a partir de los 21 años, o antes según lo que estime el médico tratante.

3. Test de autotoma de VPH

Permite pesquisar el Virus del Papiloma Humano (VPH), un microorganismo que se transmite a través de relaciones sexuales orales, vaginales y anales, siendo el causante de casi todos los casos de cáncer cervicouterino.

¿En qué consiste?

El test de autotoma de VPH es un innovador mecanismo de diagnóstico temprano, que se ha incorporado a la atención de salud y que es capaz de detectar la presencia del virus en el cuello uterino e identificar su genotipo incluso antes de que se produzcan alteraciones a nivel celular.

Su realización es similar al PAP, ya que l muestra vaginal es tomada por la propia mujer y luego entregada al centro médico respectivo para su análisis.

¿Quiénes deben tomarlo?

Se recomienda efectuarlo a partir de los 30 años. Este año, y como parte de la iniciativa «Hazte un tiempo, comienza por ti», se está implementando un plan piloto en las comunas de Lampa, Quinta Normal, San Ramón, La Pintana, Renca y Providencia, que consiste en la entrega gratuita de kits de autotoma de VPH, para  que las propias mujeres extraigan una muestra vaginal en sus domicilios y así facilitar el proceso de diagnóstico.

Soledad Neumann, Gerente de Donaciones y Beneficencia de Fundación Arturo López Pérez comenta:

Detectar a tiempo el cáncer de mama y el cáncer cervicouterino es clave para aumentar las probabilidades de sobrevida de las pacientes chilenas. La única manera de hacerlo es con los exámenes preventivos. La toma de mamografía, el PAP y el programa piloto de test del Virus de Papiloma Humano que implementamos para mujeres mayores de 40 y 30 años, respectivamente, son las herramientas más eficaces para detectar lesiones cancerígenas antes de que sean palpables, y así dar inicio inmediato a tratamientos que pueden salvar vidas.

Recomendamos

Escribe un Comentario